Un uso de las etiquetas mayor del que esperabamos

Rate this post

Son muchos los productos de venta en el mercado que tienen su buena proyección, es verdad que hay unos que se utilizan más que otros, pero al final todos se venden de alguna manera. La verdad es que a mi lo que me llama la atención es la cantidad de productos que pensamos que no tienen ninguna salida y que al final te acabas dando cuenta que es por excelencia son uno de los más vendidos. Sin ir más lejos podemos destacar las pegatinas adhesivas algunos es posible que os hayáis quedado a cuadros, otros que las habías visto u oído pero jamás os ha llamado la atención y otros que muy al contrario de ellos las usan a diario en su casa. La verdad es que es un producto que bajo mi experiencia puede resultar hasta necesario, quienes no lo conocen y no saben el uso que le pueden dar no se molestan ni en conocerlo, hay quien cuando lo ha conocido no deja que falte nunca en su casa, y cuando se utilizan una sola vez te das cuenta de que la despensa al igual que pan de molde siempre debe tener varios paquetes de estas pegatinas tan conocidas y desconocidas a la vez.

Yo en casa, la verdad es que no las conocía hasta que un día por el tema de un trabajo escolar, tuve que llevar a mi hija a casa de una compañera, la madre muy amable a pesar de que nuestra relación era más bien nula, me invitó a un café que me fue imposible rechazar debido no solo a su insistencia sino también a ese olor que llegaba hasta el aparcamiento de café recién hecho, (seguro que cualquier adicto al café me entendería) pues bien, pasé y mientras echaba el café en las tazas, me di cuenta de lo bien organizado que tenía algunos de sus armarios, vi como de manera muy ordenada tenia puesto en pegatinas adhesivas el nombre de cada producto que contenía cada bote, y claro no tuve más remedio que preguntarle, hasta que me dijo el buen resultado que daban para todo, no solo en la cocina sino también en cualquier lugar de la casa, desde ese día hice un pedido y a día de hoy puedo decir que de la misma manera que soy adicta a un buen café lo soy también a la etiquetas adhesivas.

No se admiten más comentarios