Criterios para elegir el mejor colchón de una plaza

Rate this post

Colchón de una plaza vs. colchón de dos plazas

Hasta hace poco tiempo, el colchón de una plaza era destinado al niño de la casa. Sin embargo, gracias a las innovaciones de la industria y a las tendencias de diseño de interiores, cada vez más adultos eligen un colchón de una plaza.

 

 

Podemos decir que se trata de un fenómeno sociológico, donde interfieren diversos factores, como el costo de alquiler elevado por departamentos pequeños, la necesidad de contar con espacios más funcionales y el retraso en formar una familia con respecto a otras épocas, entre otros motivos.

Sea como fuera, en concreto, hoy en día las tiendas de colchones y productos de blanquería venden menos camas de dos plazas en comparación con años anteriores. En cambio, venden cada vez más colchones de una plaza.

Por este motivo, ya sea que se trate de un colchón para vos o para algún miembro de tu familia, te contamos cuáles son los criterios principales a tener en cuenta en el momento de elegir un colchón.

Tres criterios clave para elegir un buen colchón

Antiguamente, los colchones eran fundas rellenas de paja. Luego pasaron a fabricarse colchones de lana, que usaron nuestros bisabuelos, abuelos y, en algunos casos, hasta nuestros padres, ya que se utilizaron hasta la década del setenta.

Sin embargo, en el mercado existe actualmente una oferta impresionante de colchones. ¿Cuál es mejor?, ¿cuál te conviene más? Te lo contamos acá.

En principio, diremos que existen tres criterios fundamentales: el tamaño (lo ideal es que la altura no sea menor a 15 cm y que el largo sea de unos 10 cm más que nuestra altura), la densidad (debe ceder en las zonas de menor peso y ser más firme en las áreas que soportan las partes más pesadas del cuerpo) y la adaptabilidad (la elección dependerá de nuestra posición de descanso, siempre considerando que se mantenga la curvatura de la espalda).

 

Principales opciones de colchones: ventajas y desventajas

Colchones con resortes

Hoy son los más tradicionales. Disponen de una base de resortes, que pueden ser de forma cónica (se adaptan mejor al peso de las distintas partes del cuerpo) o cilíndrica (evitan sonidos y dan firmeza al colchón).

A la plancha de resortes, además, se le suma una placa de espuma de poliuretano que puede ser de diversas densidades e incluir una capa viscoelástica o de látex que evite la dureza de los resortes.

 

Ventajas

  • Son muy firmes y prestan un buen apoyo para la espalda.
  • Tienen mayor vida útil, ya que retoman su posición original luego de dormir y solo se curvan tras años de uso.
  • Conservan más la temperatura del cuerpo.

 

Desventajas

  • No se adaptan tan bien a las distintas presiones del cuerpo; y luego de tiempo de uso, se deforma la zona central.
  • Muchas veces son de una dureza excesiva y esto le desagrada a muchos usuarios.
  • Suelen ser más caros que otros tipos de colchones.

Colchones de espuma

Estos colchones están elaborados con poliuretano. Los diferentes tipos se distinguen entre sí por la densidad de la espuma o poliuretano (mínima de 25 Kg/m³) y su altura (de 18 a 20 cm). Cuanto más denso, mayores resistencia y firmeza.

Las espumas HR (high resistance) son duraderas y de buena aptitud ante el hundimiento prematuro. Los mejores tienen, en su interior, distintas zonas de firmeza que se van adaptando a cada parte del cuerpo.

Ventajas

  • Garantizan un descanso cuya firmeza se pueda graduar de acuerdo con el gusto del usuario, dependiendo de la densidad que elija.
  • Actualmente la espuma tiene mayor duración y resistencia que hace algunos años.
  • Tienden a ser los colchones más económicos.
  • Dan un buen resultado para personas con sobrepeso o para aquellos que buscan un colchón mullido.

Desventaja

  • La resistencia al hundimiento es menor que la que ofrecen los colchones de resortes.

 

Colchones viscoelásticos

El interior de estos colchones se compone con una espuma termosensible, que se adecua a la forma del cuerpo del usuario.

Cada tipo ofrece distintas características, que dependen de la composición y de la densidad. Se puede combinar con espuma HR (high resistance) que tenga o no resortes.

 

Ventajas

  • Muy buena adaptación la forma del cuerpo, ya que ninguna zona queda sin apoyo.
  • Son óptimos para personas con problemas de espalda o musculares, puesto que aseguran su relajación y mantienen una correcta alineación de la columna.
  • Su densidad es intermedia, combina el aspecto mullido de los colchones tradicionales de espuma con la resistencia de los colchones de resortes.

 

Desventajas

  • Los de mayor densidad provocan un hundimiento que no estimula la buena postura a la hora de descansar.
  • Son costosos.

 

Colchones de viscogel

Están compuestos por columnas de gel ubicadas sobre toda la superficie. Tienen una gran elasticidad y recuperan su forma original automáticamente.

 

Ventajas

  • No se altera su forma ni pierden sus cualidades a lo largo de su vida útil.
  • Son súper ergonómicos, ya que prestan puntos de apoyo mucho más adaptables a las formas del cuerpo.
  • Tienen una alta absorción de impactos y de vibraciones de los movimientos.

 

Desventaja

  • No dan un buen rendimiento a personas con sobrepeso.

 

Colchones de látex

La cantidad de látex oscila entre el 20 y el 97 %. Se la combina con espuma de látex sintética.

Debe tener no menos de cinco zonas de firmeza que permitan la adaptación al cuerpo.

 

Ventaja

  • Debido a su elasticidad, son cómodos y adaptables al cuerpo. Están especialmente ideados para quienes prefieren un colchón de menor densidad.

 

Desventajas

  • Si bien los colchones de látex mezclan lo sintético con lo natural y acumulan menos humedad, no se adaptan tan fácilmente al cuerpo y su olor es más fuerte.
  • Se pueden deteriorar con facilidad y son muy sensibles al rasgado por lo que es recomendable el uso de fundas especiales.

 

Futones

Los primeros futones estaban rellenos de algodón puro. Hoy en día, el algodón se combina con materiales sintéticos y con una capa de poliuretano. De este modo, la estructura conserva su firmeza y no se hunde fácilmente tras el uso diario.

 

 

Ventaja

  • Son súper funcionales, ideales para espacios reducidos y monoambientes.

 

Desventaja

  • Resultan duros.

 

Ahora que ya conocés los principales tipos de colchones y sus ventajas, contamos, ¿preferís uno de dos plazas o de una plaza?

No se admiten más comentarios